Jump to content

Nueva serie Arcanus Congregatio Positus


MAGNETT

Recommended Posts

Todo lo que os cuento esta sacado de internet, y pretender ser una nueva serie de caches, que vera la luz en un futuro próximo, como en toda Sociedad Secreta que se precie sus miembros han de ser secretos, por lo cual mi seudónimo es “Magnett” y poco a poco tendréis mas información sobre este nuevo proyecto. Deseando que sea de vuestro interés.

 

Pueden ser cientos o miles las Sociedades Secretas que a lo largo de la historia se han desarrollado en todas las culturas, la más conocidas para nosotros son aquellas que habiéndose desarrollado en el mundo occidental, han dejado su impronta en nuestra sociedad actual o aún hoy siguen existiendo secreta o discretamente.

Algunas de estas Sociedades tuvieron una vida efímera, otras una secular existencia; muchas, la mayoría, no tuvieron incidencia alguna en el devenir de la historia, otras han dejado su marca indeleble y aún hoy desconocemos el poder que ejercen.

Si se analiza detalladamente cada una de ellas, se observa que la línea que las separa es imperceptible y en ocasiones no sabemos dónde comienzan unas y dónde acaban otras. Saber si los sufís, los templarios, los asesinos, la masonería, la carbonería e incluso el Opus Dei beben de un mismo cuenco o sus similitudes son casuales es algo que aquí no nos atrevemos a sugerir. Son ustedes, si están interesados en el tema, quienes deben sacar sus propias conclusiones.

Históricamente la larga sombra de este entramado laberinto de redes entre sociedades secretas ha sido inexplicable en las épocas en que existieron, hemos visto que Templarios o Prisciliano, por poner sólo dos ejemplos, fueron reconocidos en principio como congregaciones o personas religiosas exentas de toda sospecha, sólo el tiempo fue desentrañando sus circunstancias íntimas y se hizo un poco de luz, aún cuando hoy, siglos después, poco o nada sabemos de su verdadero proceder y los fines y medios que emplearon para influir en sus sociedades respectivas y en el devenir de la historia.

Quizás, sólo quizás, hoy estemos asistiendo al resurgimiento de nuevas sociedades secretas sin que nos demos cuenta, sociedades que pasado el tiempo, sus estudiosos y críticos irán desvelando sus recónditos secretos.

Sociedades Secretas

 

El secreto es parte de la esencia tanto del individuo como de las sociedades humanas, como mamíferos que somos tendemos a vivir en rebaño, pero la adquisición de la conciencia de ser todos nosotros únicos e irrepetibles, nos empuja a conquistar y defender un espacio de intimidad, un espacio íntimo en el que siempre ocultamos algo, igual que el resto nos lo oculta a nosotros. Ya desde la más tierna infancia vamos percibiendo que vivimos en un mundo propio, que ocultamos y nos ocultan partes del cuerpo, ocultamos algunos de nuestros actos y también nos damos cuenta que de nuestros sentimientos son diferentes a los de nuestros progenitores, que existen aspectos de la vida de éstos que no conocemos, que permanecen también ocultos a nuestros ojos. Es el equilibrio entre nuestra privacidad y nuestra vida social, lo oculto y lo público, el que irá determinando nuestra propia personalidad. Aquello que ocultamos, lo que revelamos y el respeto que mantengamos con los secretos del prójimo más próximo, marcará indeleblemente nuestro acomodo en el rebaño.

Y si ciertamente esto es así en el individuo, ocurre otro tanto en el seno de la familia, se ocultan hechos para que no trasciendan al resto de la comunidad, adquiriendo el secreto un grado superior en nuestra escala social, ya no es solamente un secreto unipersonal e íntimo, sino un secreto compartido del que emana una fuerza aglutinadora que une a los miembros del clan con lazos de intimidad compartida, otorgándoles un sentido de pertenencia.

Esta práctica defensiva e identidaria del secreto nos confiere a través del proceso de formación de nuestra personalidad seguridad y equilibrio emocional, es en definitiva un beneficio para nosotros tanto como persona individual como colectivo familiar. Somos, como dice el popular aforismo, dueños de nuestros silencios y esclavos de nuestras palabras Y es en este proceso donde se van despertando esa curiosa fascinación que todos tenemos en distinta medida por las sociedades secretas.

Desconocemos, precisamente por su carácter secreto, dónde y cuándo surgieron las primeras sociedades secretas, aunque es fácil deducir que han acompañado siempre al hombre en su evolución social. Las sociedades secretas son parte esencial de la vida tribal. A lo largo de la historia en muchas partes del mundo han sido las sociedades secretas el medio de educar a los jóvenes en los valores y deberes ancestrales que exige la vida de adulto. Este deber colectivo relativo al secreto tribal ha sido tan necesario para mantener la identidad del clan como el secreto personal lo es para la identidad del individuo.

Las sociedades secretas que se conocen, y son cientos a lo largo de la historia, tienen un tronco de peculiaridades similares entre sí y muy diferentes a las de las sectas e incluso, estas peculiaridades no son idénticas en todas las sociedades secretas debido entre otras cosas a que sus fines tampoco son los mismos. La más común de sus característica es el “secreto” que las define a todas ellas, pero este secreto varia en función de varios parámetros, la finalidad de la sociedad, la discreción necesaria para su supervivencia, el número de sus miembros o su influencia social. Es un abanico de grados tan amplio que sería imposible clasificarlo en grados, ya que en cada sociedad secreta el nivel de ocultamiento varia de una a otra e incluso varia dentro de la misma sociedad secreta de un país a otro dependiendo de la aceptación o rechazo social e incluso de las finalidades que también pueden variar en cada lugar y en cada momento histórico dentro de la misma sociedad secreta, este es el caso de la francmasonería donde no mantienen el mismo comportamiento en España, en Irán o en los Estados Unidos.

Este secreto que las define no es común a todas ellas y va desde el secreto absoluto que es castigado su quebrantamiento con la muerte, caso de los Carbonarios; hasta la simple discreción de la identidad de sus miembros, caso por ejemplo de una sociedad pública y bien conocida como son los Alcohólicos Anónimos donde sólo se mantiene una discreción conveniente en sentido terapéutico de la identidad de sus miembros.

Así mismo, entre la particularidades que distinguen a las sociedades secretas destaca en la mayoría de ellas el juramento exigido a todos sus miembros, la iniciación esotérica que marca en punto de inflexión de profano a miembro del grupo, el ritual que se desarrolla en todas sus reuniones, el lenguaje simbólico sólo reconocido por los miembros de la sociedad y que puede ser expresa de muy diferentes formas, tanto verbales como gestuales o estéticas, utilizado en muchas ocasiones como medio para reconocerse fuera del ámbito de las reuniones, en el mundo profano, la prueba previa a la iniciación en la que participaran un número indeterminado de miembros y que será la base para discernir la aceptación o rechazo del profano, la muerte alegórica parte del ritual de iniciación o de posteriores ritos de exaltación, las leyendas donde extraen la razón de su existencia y la filosofía que les orienta, la separación entre hombres y mujeres aunque a lo largo de la historia estas asociaciones han sido casi exclusivamente masculinas.

 

Casi todas estas características se repiten con diferentes matices en casi todas las sociedades secretas, dándole una mayor importancia a algunas de ellas en función de las finalidades propias de cada una de las sociedades.

En lo que difieren sustancialmente estas sociedades secretas es en los fines que persiguen. La sociedad profana en general siempre ha tenido junto con esa curiosa fascinación hacia las sociedades secretas un marcado recelo, se supone que el mero hecho de esconder su pertenencia o la propia ocultación de la existencia de la sociedad es ya lo suficientemente demostrativo de la maldad de sus fines, pero eso no es así, hay sociedades esotéricas con infinidad de motivaciones, pueden ser sociedades secretas nacidas para el crimen como la Mafia o la Garduña, otras lo han sido de tipo político o revolucionario como la Carbonería, racistas o xenófobas como el Ku Klux Klan, patrióticas como La Orden de Orange, religioso militares como los Templarios o los Assessinos, exclusivamente religiosas como los Sufís, filosóficas como Eleusis, profesionales como los Masones operativos de la Edad Media,

Voy a nombraros algunas sociedades secretas sin entrar a valorarlas para no extenderme mas:

Los Ashashins o asessinos. La Carbonerìa. La Garduña. La Mafia. La Masonerìa. Opu Dei. Prisciliano. Los Surfìs. Los Templarios.

He tratado de contaros algunas de las principales sociedades secretas que han existido a lo largo de la Historia, como muestra de esos poderes ocultos que siempre han existido, existen y seguirán existiendo. Puede parecer que estas organizaciones son frutos de otras épocas, que nada tiene que ver con nuestra cotidiana realidad, sin embargo, quizás estén más cerca de nosotros de lo que nos imaginamos, esa imperceptible línea invisible que sutilmente separa lo secreto de lo discreto y lo discreto de lo público, es demasiadas veces indemostrable hasta que con perspectiva histórica puede analizarse sin pasión y con absoluta objetividad.

 

"Porque nada hay oculto que no haya de ser manifestado;

Ni escondido que no haya de salir a la luz”

Link to comment

Join the conversation

You can post now and register later. If you have an account, sign in now to post with your account.
Note: Your post will require moderator approval before it will be visible.

Guest
Reply to this topic...

×   Pasted as rich text.   Paste as plain text instead

  Only 75 emoji are allowed.

×   Your link has been automatically embedded.   Display as a link instead

×   Your previous content has been restored.   Clear editor

×   You cannot paste images directly. Upload or insert images from URL.

Loading...
×
×
  • Create New...